Bloque

Manual básico de Instagram para pymes. Cómo utilizar tu cuenta de IG

IG

Quizás estéis valorando en tu pyme crear una cuenta en Instagram: le ves potencial (lo tiene) y tu servicio o producto se adapta como un guante a esta red social que ante todo, es visual. Lo cierto es que esta red no ha dejado de crecer desde que se lanzó en 2010. Diez años después, en 2020, IG contaba ya con más de 1.000 millones de usuarios activos al mes, una cifra que no es baladí.

Lo primero a valorar es si tu negocio se adapta a esta red social: si tienes una pastelería y te salen unas tartas divinas e instagrameables, no lo dudes, ¡debes estar! Pero tal vez si te dedicas a producir verjas de hierro, quizás no. Es decir, no todas las redes sociales valen para cualquier empresa y tampoco hay que estar por estar. Además, hay que tener en cuenta que llevar una red social supone dedicación y esfuerzo. A menudo, uno de los errores que cometen muchas pymes es pensar que esa cuenta se la puede llevar su sobrino, que justo acaba de hacer un curso de redes sociales. Y no: nuestro primer consejo es que si vas a abrirte perfiles en redes dejes ese trabajo (sí, es un trabajo) a expertos en la materia porque tú como emprendedor no llegas a todo y porque no todos sabemos de todo, ¿verdad?

Vayamos ahora con estos consejos sobre cómo utilizar tu cuenta de IG. Hablamos con Laura Conde, periodista y responsable de contenidos de la agencia creativa Pica Pica.

1- El mensaje: es importante tener en cuenta qué queremos contar. Toda compañía que se encuentre en una red social, ya sea Twitter, Facebook, Instagram o Tik Tok, tiene algo que explicar, un mensaje (tal vez alguno más, pero siempre uno principal) con el que quiere mostrarse al mundo. Debemos tenerlo claro desde el principio para que todo en nuestras redes sociales gire alrededor de esta idea, de este mensaje que explica cómo somos y hacia dónde queremos ir. 

2- Instagram es visual así que las fotos tienen que ser de buena calidad, bonitas, bien iluminadas y coherentes. Tienen que tener una estética visual unificada, de modo que sí, lo mejor es siempre que las haga un profesional. 

3- Cuidado con los textos. Igual que las fotos, los textos que las acompañan deben tener un tono y estilo unificado y coherente. Por tanto, antes de ponernos a crear una cuenta de Instagram debemos decidir varias cosas: cómo nos dirigimos al lector (tú, usted, vosotros), si empleamos o no emojis, si hacemos textos largos o más cortos, si somos serios o cachondos, etc. 

4- Es recomendable incorporar vídeos, creatividades, etc., que hagan más ameno el canal y aporten un toque visual al conjunto. Como siempre, tienen que tener una coherencia estética y los mensajes deben adecuarse a la marca. 

5- Es fundamental interactuar con nuestros seguidores respondiendo sus mensajes, también siempre con un tono predefinido, e incorporar acciones que permitan la interacción: sorteos, quiz, preguntas, encuestas... ¡Estamos aquí para crear comunidad!

6- Compartir Stories. La idea es dejar para el muro las informaciones importantes de nuestra compañía y compartir detalles del día a día en las Stories (nuevos productos, fechas señaladas e incluso algún detalle humano como el cumpleaños de algún trabajador o algún encuentro similar que permita, de algún modo, "humanizar" la empresa). 

7- Hay que ser constante. No es necesario publicar cada día, pero sí tener una regularidad. Si nos planteamos publicar 2-3 contenidos semanales y unas 3-4 stories lo tenemos que seguir a rajatabla. Es la manera de fidelizar a nuestra audiencia. 

8- Compartir la sabiduría da muchos puntos. ¡Qué mejor que compartir algunos conocimientos y particularidades de nuestro sector, sea cual sea, con el público que nos sigue! Porque Instagram es una fuente de entretenimiento, sí, pero también de información. Así los usuarios aprenden al tiempo que se divierten. 

9- La cuenta de empresa es de empresa, y en las compañías pequeñas a menudo es fácil confundirlo. Si creas una cuenta para comunicar cosas sobre tu negocio, mejor que tengas otra personal para poner fotos de tu gato, tus sobrinos o tus vacaciones.