Bloque

¿Te has planteado vender a tu Ayuntamiento o tu Diputación? 

¿Necesitas formación para presentarte a una licitación o concurso público? 

Puedes vender a tu Ayuntamiento, o a otro organismo público cualquiera, siendo autónomo, asociación, ong, SL o empresa de economía social.

Solo tienes que presentar oferta o propuesta a las licitaciones que cada día se publican. Son miles hoy, pero serán muchas más en unos meses con los Fondos NextGeneration del Plan de Transformación, Recuperación y Resilencia.

No todos los NextGen van a ir a subvenciones, un alto porcentaje serán licitaciones (que no son otra cosa que compras de la Administración Pública). 

Licitar es fácil, rápido, tiene poca documentación, se cobra a los 30 días, o si no, te pagan un 8% de interés de demora y tiene una alta seguridad jurídica.

Una licitación o contrato público no hay que justificarlo, es una venta y por lo tanto, lo que hay que hacer es suministrar el producto o servicio, igual que lo haces con un cliente privado...

Y cobrar tu trabajo o tu suministro de forma inmediata. Simple. Seguro. Rápido.

22.500 oportunidades cada día esperando una oferta. Muchas quedan desiertas porque no las has visto. ¿Eres carpintero? Una imagen vale más que mil palabras: 

giff de carpinteria


 

 GRATIS por siempre jamás

Un buscador de contratos públicos, por palabras, tipo Google

BUSCA licitaciones, subvenciones y contratos públicos GRATUITAMENTE
sin letra pequeña, permanencias o compromisos...sólo precisas tu email
 

 

Formación en licitaciones y contratos públicos

Formarse es siempre bueno. El saber no ocupa lugar. Y en empresas, además, la búsqueda de nuevos mercados o clientes es un constante.

Estamos en tiempos de Transformación Digital de las empresas, de Digitalización, de Innovación, de Disrupción de la micropyme y del autónomo. De toda la sociedad realmente.

Y para ello, los empresarios y profesionales, nos empapamos de nuevas redes sociales, de los perfiles rrss Business, del posicionamiento Seo y Sem, o de los marketplaces.

Hacemos superwebs, landingpages, nos publicitamos en facebook o lkdn, colgamos videos de nuestros productos o servicios en youtube o tiktok y nos geolocalizamos en Google MyBusiness o Google Maps.

¿Pasaron a la historia las cuñas en la radio, los anuncios en prensa, los postes publicitarios de carretera y los stand en congresos o ferias? Pues no, pero han pasado a un segundo lugar.

Todo ello tiene un coste, no solo de facturación de todo lo mencionado, sino también de tiempo del personal de la empresa encargado de ponerlo en marcha y de tiempo de toma de decisiones y gestión de pagos del Empresario.

¿Alguna vez le has echado números? Seguramente no. O si. Pero te parecía fundamental ese gasto o inversión; y probablemente no te equivocas.

Hay un mercado con unos clientes que no pueden mirar en la red de internet para buscarte, que no pueden llamarte al teléfono que la cuña de radio vocifera y que no pueden darle al enlace de la landingpage: Es el MERCADO PÚBLICO. 

No pueden porque, desde que entró en vigor la Ley de Contratación del Sector Público en 2018, están obligados más que nunca a realizar Procedimientos de Compra Pública abiertos, transparentes, sin preferencias ni inclinaciones. Y además están muy vigilados por Europa por los excesos cometidos en otra época. Esta Ley salió, en parte, para erradicar el mal que acompañaba a los contratos públicos españoles. Una feria de juicios por corrupción, comisiones ilegales, prevaricaciones o uso de información privilegiada para el propio beneficio de muchos empleados públicos y sus familiares o empresas amigas, destapó la alarma y Europa nos obligó a publicar una Ley que impidiera estos comportamientos y vigilara los procedimientos de contratación pública.

Para que estos procedimientos de contratación pública fueran limpios, transparentes y abiertos a todo el que quisiera participar. Y lo consiguió. 

Ahora falta que haya participación. Lo que ellos llaman Concurrencia. Solo licita el 1% de las empresas activamente. Razón por la cual 7€ de cada 10€, en contratos públicos, caen en sólo 10 empresas cada año. ¿Qué te parece?

Si estás leyendo esto seguramente no eres una de esas 10 empresas. Pero tal vez podrías serlo. ¿Lo has intentado?

Entendemos que para estar ahí necesitas formación en licitaciones y contratos públicos, bien sea con un curso de licitaciones tipo webinar, bien sea con videos tutoriales para aprender a licitar, bien sea aprendiendo de analistas en licitaciones que te acompañen en las primeras presentaciones de propuestas a los procedimientos de licitaciones o compras públicas.

Necesitas simplemente saber como ganar una licitación o concurso público.

 

Tipos de empresarios frente a los contratos públicos

A continuación defino 6 tipos de empresarios según su posición respecto a la Contratación Pública. Intenta meterte en alguno de los tipos antes de continuar.

1. No licitador

Ni siente ni padece. Suele creer que las licitaciones son iguales a las subvenciones. A menudo, nunca han escuchado el término licitación, aunque no les gusta reconocerlo.

Suele ser de gremios poco activos en licitaciones: Oficios o trabajos manuales como peluquería, carpintería, costura. etc.

O bien pertenece a un gremio que no tiene productos que requiera en absoluto la administración, como agricultores, ganaderos o empresarios de la minería.

2. Licitador novel

El que quiere contratar con su Ayuntamiento o su Diputación.

Aquel a quien alguien ha llamado para decirle que van a sacar una licitación en algún sitio, y se pone a ello con muchas ganas y nada de formación.

Suele ser una empresa joven o un autónomo reciente con muchas ganas de vivir y sobrevivir al final del mes.

No suele tener cargas de personal o tener muy pocas, le va bien en su empresa y quiere crecer. Es abierto a nuevas ideas, disruptivo, piensa diferente y no tiene sesgos sobre la contratación pública porque es joven, confiado y en todo ve una oportunidad, sobre todo si no le cuesta dinero.

3. Licitador frustrado

Aquel que, recientemente, lo ha intentado varias veces sólo, o con ayuda de su gestoría, pero no tuvo suerte o lo excluyeron, antes siquiera de abrir todos los sobres.

Normalmente algún empleado público lo ha animado previamente y le ha asegurado que es super fácil, aunque le advierte tiene prohibido resolverle dudas o ayudarle con la plataforma de contratación, el deuc, el rolece etc. Lo deja solo ante el peligro, en parte porque los empleados públicos no saben tampoco como presentar una oferta por parte de un empresario a un procedimiento de contratación pública. Conocen su parte del trabajo y saben que hay muy poca participación y buscan que no se les quede desierta la licitación que tanto trabajo les ha costado publicar en la plataforma de contratación del sector público.

El empresario, animado por la información que cree privilegiada, puso mucho empeño e ilusión y creyó que licitar es "coser y cantar", olvidando que incluso, si así fuera, hay que saber coser y saber cantar. Pensó que tenía un apoyo en la Administración, porque un empleado público le avisó del Anuncio de Licitación, para luego constatar que realmente no puede tener ningún apoyo en ellos, porque eso sería ir en contra de la igualdad de oportunidades que tanto vigila la Ley, y ningún empleado público o político quiere ahora que nadie le acuse de algo semejante.

Lógicamente con estos mimbres, el licitador frustrado no tuvo éxito ninguno; si es que llegó al final del proceso y no lo echaron antes por defectos de forma en la oferta, contaminación de sobres, o falta de solvencias. En resumen, no solo no consiguió adjudicación alguna, sino que, además, se siente dolido por haber sido excluido del procedimiento de contratación pública "injustamente".

Suele pensar que "están dados" que "su oferta era muy buena" que " hay tongo"  y que "lo echaron para que ganara otro".

4. Antiguo Licitador 

Aquel que licitó hace más 10 años y piensa que lo sabe todo.

Adolece de dos ideas preconcebidas surgidas de su propia experiencia, pero hoy obsoletas:

  1. Los procedimientos de contratación pública son engorrosos y consumen muchas horas de personal.
  2. No hay transparencia y siempre están previamente "dados".

Su percepción principal es que es "agotador el proceso de licitar" y su decisión es "que no piensa utilizar los recursos descomunales que se precisan en licitar".

Su impresión sobre la falta de transparencia y la corrupción en las adjudicaciones está muy arraigada y tiene ejemplos propios o de amigos que contar. Probablemente, todos ellos ciertos, porque aquella fué una época convulsa en la contratación pública.

Suele ser un empresario experimentado, con contactos y amplia formación en gerencia y dirección de empresas.

Es difícil convencerlo de que todo ha cambiado con la nueva Ley y que además, Europa vigila muy de cerca a España por la transparencia, sobre todo en licitaciones y contratos públicos.

5. Licitador necesitado

Un empresario agotado, "hombre orquesta", estresado y nervioso. Con personal a su cargo al que pagar nóminas a final de mes y grandes fluctuaciones en las ventas postcovid.

Su necesidad de hacer caja le impide tomarse un momento para evaluar o elegir bien las licitaciones a las que quiere presentar oferta. 

Es proactivo y decidido, pero no tiene realmente el tiempo y la paciencia que hace falta para obtener resultados de cualquier proyecto o nueva estrategia empresarial. No puede pensar. No tiene margen de tiempo. Necesita resultados rápidos y previsiones certeras y no es capaz de analizar o evaluar ninguna de sendas cosas en el mercado de la contratación pública española. No es un empresario experimentado como el anterior. Suele ser más joven y tener menos bagaje como empresario que el Antiguo Licitador.

Necesita que le echen un cable. Aunque no siempre lo pide. A veces prefiere intentarlo sólo por ahorrar dinero y acaba siendo un Licitador Frustrado.

Le aconsejo siempre: Vísteme despacio que tengo prisa.

6. Licitador habitual

Aquel cuya cifra de negocios desde hace años tiene, al menos, un 20% generado por contratos públicos adjudicados, ejecutados y cobrados. O sea, más de un 20% de sus ventas anuales de forma recurrente, son por contratos públicos ganados.

Licita con frecuencia mensual sostenida, aunque descansa cuando tiene mucho trabajo que atender de su negocio, o cuando ha conseguido muchas licitaciones para trabajar en los próximos meses y no necesita o no puede atender más.

Sus descansos habitualmente alcanzan 3 meses, luego vuelve a la carga, hasta que consigue la cifra de adjudicaciones en contratos públicos que precisa para cerrar su año. Al menos, el 20% anteriormente mencionado.

 

Encuadrarte en alguno de los tipos de empresa anteriores, es la mejora forma de empezar a pensar como un empresario con interés en aumentar su cifra de negocios con contratos públicos.

Conocer el punto de partida es como cuando identificas y verbalizas que tienes un problema: es el primer paso para resolverlo. En este caso, es el primer paso para empezar a andar el camino del licitador exitoso.

Cada tipo de empresario, excepto el primero, tiene verdaderas posibilidades de aumentar sustancialmente y de forma permanente su cifra de negocios gracias a contratos públicos. El tipo numero 6 es al que deberían llegar todos los tipos intermedios descritos.

 


¿QUÉ ES LO QUE NECESITAS PARA GANAR UNA LICITACIÓN O CONTRATO PÚBLICO?

1.

2.

3.

45 MINUTOS en la Plataforma de Contratación del Sector Público, o un buscador por palabras siempre gratuito que te permita buscar lo que te interesa en SEGUNDOS.

Echarle 5 dias completos a preparar y presentar electrónicamente tu propuesta sólo, o apoyarte en una gestoría licitaciones online, que bien te ayude a presentar con garantías de éxito, bien te de una formación rápida y práctica para presentar propuestas tu sólo, pero con posibilidades de ser adjudicatario.

Soportar el coste de contratación de empleados con experiencia en licitaciones, o apoyarte en analistas expertos licitaciones externos, sólo de licitaciones, que presentan ofertas de empresas de toda España cada día, que conocen los pliegos, que saben de lo que hablan y que te enseñarán "como ganar una licitación o contrato público" a la vez que van presentando tu empresa a contratos públicos.

 

Para empezar, lo más importante es que conozcas las oportunidades que cada día tienes en plazo de presentación de oferta de "lo tuyo", teniendo en cuenta, además, que cada día cargamos 1.500 oportunidades nuevas de los más de 19.000 organismo públicos españoles (entre los que están tu Ayuntamiento y tu Diputación, Renfe, Correos, las Mutuas, las Universidades y los Ministerios), y que coexisten con las del día anterior y el siguiente una media de 10 días. Esto quiere decir que tienes seguro 22.500 licitaciones vivas o en plazo de presentación de propuesta, esperando recibir tu oferta. Es un océano inmenso que se espera crezca hasta 5 veces con la entrada masiva de los fondos NextGeneration. Tu mismo.

Se facilita mucho la tarea con un agregador o buscador de licitaciones que te permita buscar por aquellas palabras que definan tu producto o tu servicio, igual que haces en Google cuando quieres saber algo de cualquier materia. En un buscador de licitaciones de este tipo solo tienes que escribir en la LUPA, palabras que definan tu producto o tu servicio. Por ejemplo, si tienes una tienda de muebles y decoración deberías escribir "muebles", "mobiliario" ,"sillas", "mesas", armarios"....o incluso "decoración", porque a veces los Paradores Nacionales redecoran sus hoteles y precisan comprar elementos decorativos de alto nivel y calidad; y es que, cualquier organismo que se maneje con dinero público, como es el caso de Paradores Nacionales, está obligado por los principios de transparencia y libre concurrencia a anunciar sus compras mediante los procedimientos de licitación ¿Lo sabías?.

Para que puedas mirar gratuitamente, en segundos, los contratos públicos o licitaciones de necesidades de compra, de tus productos o servicios por parte de la Administración Pública, hemos programado un potentísimo Buscador de Licitaciones, que no solo tiene las licitaciones vivas españolas, sino también las compras publicas innovadoras, las manifestaciones de interés, las subvenciones, los contratos marco, las adquisiciones dinámicas, las concesiones y las consultas preliminares de mercado....todo. No precisa conocer la jerga administrativa-jurídica de los contratos públicos, ni tu CPV, ni el numero de expediente o tipo de procedimiento. Sólo precisa le escribas en la LUPA que "vendes", o a que te "dedicas".

Otro ejemplo: Eres taxista, pues entonces escribe en la LUPA "taxi" o "transporte de personas" y te aparecerán las licitaciones se servicios de taxi, que están en periodo de presentar oferta; recordando que no se puede puntuar la procedencia de la empresa y que todo el mundo puede participar ¿vas a dejar que se lleve uno de fuera el servicio de taxi de tu Ayuntamiento o Diputación?

 

Aprender a licitar, entendiéndose con ello "formarse en como ganar una licitación pública" no debe ocuparte mucho tiempo. Es fácil.

Nosotros creemos hay pocas formas de hacerlo sencillas:

  • Presentando tus primeras 3/5 propuestas/ofertas a contratos públicos apoyándote en analistas de licitaciones externos, que te vayan guiando y enseñando a licitar, a la par que ganas alguna licitación en el camino.
  • Videos tutoriales de licitaciones cortos, monotemáticos, dónde, de forma autónoma y cómoda, puedas visualizar como presentarse a un concurso público. Con esta opción tienes la posibilidad de consultar el video que en cada momento te sirva para resolver dudas o problemas, no siendo necesario un orden o un horario de visualización o estudio. Huye de los cursos sobre la Ley de Contratos del Sector Público o de aquellos de más 60 horas. No te van a servir para ganar una licitación porque realmente están diseñados para empleados públicos que se tienen que actualizar en la nueva Ley de Contratos del Sector Público.
  • Talleres prácticos en directo con Webinars en streaming de expertos analistas en licitaciones, en un Curso de Licitaciones en vivo, de pocas sesiones, para que no te colapse la agenda. Dónde puedas preguntar dudas en vivo y en directo y dónde resolver, en tiempo real, problemas con las licitaciones que tienes entre manos en ese momento.

 

Si vas a apoyarte en un Analista experto en licitaciones, busca alguien bueno de verdad y que sólo gestione licitaciones (no subvenciones). Si pides ayuda a tu gestoría laboral o contable habitual y la pillas en época de presentación de impuestos o cerrando cuentas anuales, no te va a poder atender. Es cierto que no hay muchas gestorías o consultorías de licitaciones, pero alguna hay. No pierdas tiempo con emails discutiendo precios, conoce el coste de Ayuda a Presentación de Propuesta/Oferta a una Licitación antes de empezar a elegir licitaciones a las que postular. No hay tiempo para esas negociaciones una vez elegida una licitación, porque tienes muy pocos días para presentar oferta y debes empelarlos, junto al asesor en licitaciones elegido, en pensar las estrategias ganadoras y redactar una buena y eficiente oferta. Si tienes prisa puedes ver nuestra Gestoría del Licitador, con todos los precios visibles (solo precisas un mail para acceder a todo, es una web ecommerce, todo se contrata y factura automático) en este enlace: analistas expertos licitaciones externos

El siguiente video explica de maravilla nuestra propuesta para la opción de aprendizaje autónomo mediante videos tutoriales de licitaciones: Es un curso de autoconsumo en plataforma moodle, de como máximo 8 semanas y se compone de 65 videos tutoriales para aprender a licitar tu sólo, de menos 10 minutos de duración. Tiene tests de cada uno de los 8 temas y Certificado autodescargable de Superación del Curso de 60 horas. Se compra en la web de itenders igual que compras un vestido en la web de Zara. El enlace para encargarlo: Curso videos tutoriales licitaciones.

Para aprender a licitar y ganar un contrato publico mediante un Taller con Webinars licitaciones en directo, tenemos, todos los primeros viernes de cada mes el arranque del curso de licitaciones en directo de 4 semanas de duración total. Cada primer viernes de cada mes, volvemos a empezar. Siempre los viernes de 12h a 14h. Primero damos 2 masterclass del temario de un total de 8, y pasamos rápido a resolver dudas y preguntas en directo. Dura cuatro semanas, cuatro viernes, siempre empezando el primer viernes de cada mes. Siempre a las 12h. Es rotativo. Te puedes enganchar cualquier mes.

Si un mes no hubiera más de 10 alumnos suscritos, no lo hacemos, pero, bien te pasamos al siguiente mes, bien te damos acceso al curso moodle, bien te atendemos exclusivamente a ti con una bolsa de horas de expertos analistas en licitaciones, si tienes mucha prisa. Tu elijes la opción.... si es que se diera el caso. Para apuntarte al taller de licitaciones en streaming: Taller capacitación práctica del licitador en directo

En el siguiente video lo tienes explicado: